• Acceso a capital
    • Mejora de ratios financieros

Blinda el capital de trabajo con productos financieros

  • Artículos

Las condiciones económicas globales están cambiando, así como los retos en la estrategia de cada empresa para gestionar mejor su capital de trabajo. Ahora, las empresas tienen que adaptarse a un entorno menos favorable para hacer negocios y apoyarse en fuentes de financiamiento que las ayuden a crecer en medio de las dificultades.

Sea cual sea el impacto final del COVID-19 en México, lo cierto es que las empresas serán las primeras en resentir el efecto de la desaceleración económica, por lo que deben maximizar recursos y desarrollar estrategias para administrar su capital de trabajo.

Los problemas de liquidez y un flujo de caja con mayores demoras en los pagos de las cuentas por cobrar, combinados con un aumento en los inventarios, dan como resultado un deterioro al capital de trabajo. Ante la actual desaceleración en los ingresos por ventas, los clientes han comenzado a extender los plazos en sus cuentas por pagar, lo que debilita de manera inmediata el capital de trabajo de sus contrapartes, especialmente a los proveedores más pequeños.

Administrar el capital de trabajo de manera adecuada es fundamental para que una empresa sea efectiva y financieramente sana. El capital de trabajo es cada vez más importante para las empresas

que buscan impulsar su crecimiento, mantener sus retornos y crear valor en épocas de alta volatilidad como la que se anticipa. Las empresas que administran su capital de trabajo de manera efectiva pueden generar efectivo, optimizar sus operaciones y mejorar su posición de costos.

Durante una desaceleración, la gestión eficaz del capital de trabajo puede significar la diferencia entre la quiebra y la solvencia o entre adquirir y ser adquirido, pero con demasiada frecuencia, las empresas no toman medidas.

Señala un análisis de la firma de asesoría empresarial The Boston Consulting Group.

Fuentes externas de capital de trabajo

Si las empresas adaptan sus estrategias de capital de trabajo para introducir nuevas fuentes externas, tales como el financiamiento de cuentas por cobrar vía factoraje a clientes el financiamiento de la cadena de suministro vía factoraje a proveedores, entonces tendrán mejores herramientas para sortear una crisis de liquidez. La introducción de dichas herramientas para mejorar la administración del capital de trabajo, también genera valiosa información complementaria sobre el ecosistema comercial. Por ejemplo, si se establece un esquema de financiamiento de la cadena de suministro, los datos sobre qué proveedores están utilizando el esquema y cómo lo están utilizando, pueden proporcionar información útil sobre su capacidad y actividad. Generar y analizar este tipo de métricas es ahora una práctica común entre las principales empresas globales. Monitorean de manera más estrecha no sólo su propio capital de trabajo sino también el de su cadena de suministro para garantizar que el ecosistema comercial se mantenga saludable.

Diego Spannaus, Director Ejecutivo de Comercio Exterior y Factoraje de HSBC para México y Latinoamérica asegura que todas las empresas de una manera u otra están siendo afectadas por los efectos del COVID-19, por lo que tienen que empezar a revisar con mayor detalle su capital de trabajo y cómo apoyar a su cadena de suministro y clientes.

Ante el actual entorno económico, las empresas deben buscar herramientas que les permitan optimizar su capital de trabajo extendiendo plazos de pago, pero al mismo tiempo permitiendo a sus proveedores recibir anticipadamente dichos pagos. También será clave poder monetizar sus ventas para así poder hacer frente a sus obligaciones, porque las obligaciones siguen estando ahí, hay que pagar salarios, hay que pagar proveedores y, hay que pagar impuestos.

Diego Spannaus | Director Ejecutivo de Comercio Exterior y Factoraje de HSBC para México y Latinoamérica

Financiarse no significa endeudarse más

Acceder a fuentes externas de capital de trabajo no quiere decir que la empresa se endeudará más, sino todo lo contrario. Una alternativa a la reducción de la deuda y los costos es el financiamiento a través de factoraje a cliente o factoraje a proveedores que generalmente son consideradas operaciones fuera de balance. El financiamiento de la cadena de suministro ayuda a la empresa a mejorar estratégicamente el flujo de caja al permitir que las empresas compradoras optimicen las condiciones de pago con sus proveedores. También proporciona a los proveedores una fuente alternativa de financiamiento aprovechando la calidad crediticia de su cliente al descontar dichas facturas a través de un banco. Al aumentar los plazos de pago con sus proveedores, los compradores pueden liberar efectivo que de otro modo quedaría atrapado dentro de su cadena de suministro. Del mismo modo, al permitir que los proveedores reciban su pago anticipadamente, los proveedores pueden acelerar su propio flujo de caja.

El factoraje, herramienta de apoyo inmediato

Frente a un escenario de flujo de efectivo más restringido las empresas pueden hacer uso de algunas herramientas, en particular el factoraje, pues ofrece una gran solución a la hora de optimizar el capital de trabajo. La ventaja principal de contratar el factoraje es que las empresas transforman sus ventas a crédito en operaciones al contado, lo que significa que entra dinero líquido en caja, mejorando el capital de trabajo. La empresa puede disponer hasta del 90 por ciento del valor de la factura a partir de su emisión. Esta solución permite liberar el efectivo congelado en el ciclo de las ventas para cubrir los gastos cotidianos o pagar a los proveedores más rápido, negociando tasas y términos más favorables.

Las cuentas por cobrar pueden ser monetizadas a pesar de la caída en ventas como consecuencia de la pandemia, porque las obligaciones de pago de sus clientes siguen estando ahí al haber aceptado el producto o servicio que les fue provisto. Entonces, al hacer uso de manera anticipada de estos recursos, les permite financiarse a una tasa razonable mejorando su flexibilidad financiera.

Diego Spannaus | Director Ejecutivo de Comercio Exterior y Factoraje de HSBC para México y Latinoamérica

La ventaja que tiene el factoraje respecto a un crédito simple es que es un financiamiento dirigido que le permite a la empresa tener un mayor control de sus flujos y así poderlos canalizar de manera eficiente. Hoy por hoy, es común contar con niveles de liquidez más estrechos, por lo que a través del factoraje se puede obtener financiamiento, aprovechando la calidad crediticia de sus clientes considerando el sector de su negocio.

El factoraje también será clave para cuando las empresas vuelvan a la nueva normalidad, y requieran reactivar las fábricas, la cadena de valor, la venta de productos, la renovación inventarios, etc; todo eso va a requerir inyectar capital de trabajo para que dicha cadena de valor empiece a girar nuevamente de forma más ágil.

Diego Spannaus | Director Ejecutivo de Comercio Exterior y Factoraje de HSBC para México y Latinoamérica

HSBC es tu aliado

En un ambiente de renovada incertidumbre económica, es fundamental que tu empresa busque herramientas flexibles e innovadoras a la altura de las necesidades del negocio para así optimizar el uso de tu capital de trabajo. Diego Spannaus comenta que HSBC tiene programas de factoraje a proveedores con grandes empresas compradoras del país que cuentan con una situación crediticia favorable, lo que les permite acceder a tasas de interés competitivas. Este beneficio en tasas es transferido a los proveedores PyMEs de dichas grandes empresas ya que, mediante el esquema de factoraje a proveedores, ambas empresas se ven beneficiadas

Con los programas de factoraje no sólo gana el cliente grande sino también el pequeño proveedor que se sube a este programa, obteniendo la posibilidad de descontar anticipadamente sus facturas en forma ágil obteniendo así esos recursos para poder seguir operando.

Diego Spannaus | Director Ejecutivo de Comercio Exterior y Factoraje de HSBC para México y Latinoamérica

En HSBC tenemos un posicionamiento único que nos distingue de nuestros competidores ya que ofrecemos apoyo a nuestros clientes desde la perspectiva del capital de trabajo con base en nuestro enfoque consultivo e integral que nos permite comprender los retos, necesidades y objetivos de nuestros clientes.

Dado que nos hemos preocupado por comprender la forma en que el capital de trabajo afecta todos los aspectos de una empresa, podemos ofrecer consejos, opiniones educadas y soluciones para optimizar el capital de trabajo, tanto en cuanto se refiere a funciones específicas dentro de una empresa, cómo y en relación al negocio con la empresa como un todo.