• Innovación y Transformación
    • Covid-19

Empresas buscan reubicar cadenas de suministro a México tras pandemia

  • 2 min
  • Artículos

La crisis del coronavirus y sus efectos en las cadenas de suministro hicieron que las empresas sean excepcionalmente conscientes del amplio alcance del comercio global interdependiente. Ahora, los productores están buscando la forma de proteger sus productos básicos y elaborar respuestas coordinadas para futuras crisis económicas.

Las interrupciones en las cadenas de suministro motivaron a las grandes empresas estadounidenses y europeas a considerar cambiar completamente los procedimientos de producción de sus bases actuales en China en el corto plazo, esto debido a su afianzado abastecimiento y fabricación de componentes, de los que dependen para los ensamblajes de productos terminados.

Como resultado de estos efectos negativos en la producción, las compañías están tomando medidas tempranas para adelantarse a las amenazas a su negocio futuro. La distancia geográfica ahora es un enfoque imperativo, donde México sale a relucir por sus ventajas.

Hace algunos años la fabricación en China solía ofrecer mano de obra barata, leyes reguladoras flexibles y un refugio seguro para los productores. Sin embargo, a raíz del COVID-19, parece que las empresas están comenzando a considerar la incertidumbre y las amenazas como un costo bastante elevado.

Al disminuir la distancia geográfica de su base de operaciones y trasladarse a un país menos volátil geopolíticamente para la fabricación, las empresas impulsarán sus procesos de ensamblaje a largo plazo.

México está entre las opciones

Los principales beneficiados de estos cambios son las naciones más pequeñas del sudeste asiático, encabezadas por Vietnam. Por otro lado, gracias a la aprobación del Tratado comercial entre Estados Unidos, México y Canadá (T-MEC), México se ha convertido en un lugar favorito para el abastecimiento.

El Banco Mundial sugiere que los países favorables para participar en las cadenas de suministro necesitan tener recursos naturales, mano de obra, tamaño del mercado, geografía, calidad institucional y políticas proactivas. Algunas de estas características muestran que México puede ofrecer beneficios a los inversionistas extranjeros en relación con China.

Los bajos costos laborales son el principal atractivo. El costo promedio de mano de obra de fabricación por hora en México es de 4.82 dólares en 2020 en comparación con China a 6.50 dólares la hora. Los fabricantes de mano de obra intensiva que buscan diversificar sus cadenas de suministro podrían encontrar bastante atractivo a México.

No obstante, la reordenación completa de estos procesos y el éxito en la reubicación de una cadena de suministro dependen en última instancia de la determinación de una empresa o país para comprometerse con un movimiento tan grande. En HSBC México estamos preparados para responder a los cambios en las cadenas de suministro, ofreciendo nuestra amplia experiencia en herramientas de comercio internacional.