martes, 6 de agosto de 2019

Energías Renovables ¿lujo o solución?

La adopción de nuevas tecnologías siempre ha estresado a la humanidad. La falta de conocimiento, la poca experiencia, la especulación y sus detractores han provocado que grandes ideas y soluciones nunca sean adoptadas a pesar de ser soluciones reales.

Contacto

Línea de Servicios Empresariales

55 5721 3150

En la historia de la humanidad este patrón se ha repetido una y otra vez, y aun así parece asombrarnos cada que sucede. En ese banquillo pareciera que se encuentran las energías renovables. Podemos decir que están en una etapa similar al Internet –en el año 1996– cuando su impacto y potencial eran inminentes y, sin embargo, se especulaba mucho sobre su adopción global. Hoy no imaginamos un mundo sin Internet mientras que en ese año su uso social se limitaba, principalmente, a enviar correos electrónicos. En nuestros días no imaginamos un teléfono o una televisión sin Internet, incluso, no hay una tienda sin e-commerce o una comunidad sin redes sociales, término que ni siquiera existía a inicios de este milenio.

En aquel momento, el Internet estaba reservado para las computadoras. Ni en nuestros sueños más locos habríamos imaginado un libro (e-reader), un reloj (smartwatch) o hasta un refrigerador con Internet. Su democratización y su bajo costo permitió que permeara a esos productos y servicios que nunca hubiéramos concebido. Ese fenómeno ha provocado una ola de cosas conectadas al Internet (Internet of Things), situación que sonaba ridícula hace 15 años, ahora es una realidad. Dejaron de ser objetos cotidianos para ser tecnológicos.

Las energías renovables abren el mismo mundo de posibilidades para la electricidad. Con el avance tecnológico cada vez más cosas requieren energía para funcionar. Cuando un recurso es ilimitado y con un costo 'ridículamente' bajo -si no es que gratuito-, se democratiza. Le pasó al Internet y le va a suceder a la energía. El consumo per cápita de energía crece 3% anuali, pese a que la fuente es limitada. Conforme los recursos se acaban, la hacen menos accesible, más demandada, más cara y contaminante. No obstante, la alta demanda por la energía es una de las razones para buscar fuentes adicionales de energía. La relevancia por generar nuevas fuentes de energía, para hacer frente a las presiones internacionales contra el cambio climático, impulsa el uso de recursos naturales. El sol sale todos los días, el viento sopla en todo momento, lo único que nos faltaba era captar ambos y transformarlos en electricidad.

México es una de las regiones más favorecidas por la radiación solarii, es por eso que los paneles solares son una alternativa más simple y menos costosa para generar electricidad. El costo de los paneles solares fotovoltaicos ha disminuido 90% en la última décadaiii. Durante más de 100 años hemos dejado la responsabilidad de crear electricidad a alguien más. Hoy la tecnología es tan accesible y cercana que nosotros mismos podemos generarla en nuestra casa, en nuestra oficina o en el techo de nuestra nave industrial.

Tan sólo de enero 2018 a enero 2019, el costo de la energía en casas con altos consumos subió 25%, para los comercios en baja tensión la tarifa llegó a duplicarse por el mismo consumo de energía y para las industrias registró incrementos de hasta el 60%iv. Todo eso sucediendo mientras más de 100,000 techos en el país generaban su propia energía con una fuente ilimitada, gratuita y limpia. Un crecimiento de 60% contra el año anteriorv. La energía solar ha registrado el mayor crecimiento a nivel global en los últimos tres años con un crecimiento tres veces más grande que el carbón y nueve veces más grande que la nuclearvi. A pesar de este desarrollo acelerado, el desconocimiento es la barrera que más ha limitado su adopción en México.

Los mitos alrededor de su legitimidad, de su costo y de su fiabilidad son lo que más ha afectado a que la sociedad la adopte como una solución real a gran escala.

Las energías renovables son legales. No sólo son legales, son promovidas. El Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional establece los principios en materia energética del país, los cuales, en su mayoría se enfocan en adoptar medidas urgentes contra el cambio climático, aumentar el uso de energías limpias, establecer políticas para reducir la emisión de Gases de Efecto Invernadero, promover el aprovechamiento de energías renovables por los particulares y contribuir con la educación superior para formar profesionales en energías renovablesvii.

Las energías renovables no son caras. A gran escala, los parques solares han logrado precios históricos a la baja en las subastas eléctricas. La generación de energía fotovoltaica es más barata que cualquier otra fuente de energía, renovable o no. Por su parte, para el usuario residencial, comercial e industrial, los costos de los sistemas solares han disminuido 90% en la última década. Esto se combina con las facilidades de compra, financiamientos o renta que la iniciativa privada está ofreciendo. Mientras un sistema de paneles solares tiene una vida útil de más de tres décadas, el retorno de inversión puede ser en menos de tres años.

Las energías renovables no son de menor calidad. La electricidad es electricidad, es la misma y funciona igual. Por supuesto que existen distintas calidades en la tecnología que deben ser tomadas en cuenta al adquirir un sistema fotovoltaico, principalmente por seguridad y durabilidad.

La principal barrera de adopción de las energías renovables en nuestra vida diaria, como ya lo mencioné, es el desconocimiento. Si 0.06% del territorio nacional contara con paneles solares podríamos cubrir la demanda de energía de todo el paísviii.  Hoy no son un lujo, son una solución. La expectativa de crecimiento para 2023 indica que existirán 649,877ix contratos de interconexión en el país, es decir, generadores exentos de energía. Hoy contamos con 100,000. La meta para 2050 como país es que  50% de nuestra energía provenga de fuentes renovablesx, eso será posible sólo si nosotros, como personas, lo adoptamos en nuestras casas y negocios, no sólo dependiendo de la generación centralizada en las grandes plantas.

El principal motor de adopción de energías renovables en una casa o negocio del país es económico debido a los grandes ahorros que representa, pero no debemos dejar de lado ni hacer menos el impacto ambiental.

Si bien las ciudades ocupan 3% de la Tierra, son responsables del 75% del consumo de energía y emiten más del 50% de CO2 a nivel globalxi, mientras que 82% de la energía que producimos proviene de fuentes no renovablesxii.

El 2018 fue el 4° año más caluroso registrado en toda la historiaxiii, con una temperatura global promedio 1°C por arriba de la época preindustrial. El impacto supera nuestra capacidad de asimilarlo. La Antártida se está derritiendo, en promedio, más de una gigatonelada de deshielo cada 1.6 díasxiv. Estos cambios no sólo provocan fenómenos naturales más bruscos e inundaciones, sino el calentamiento de los océanos responsables de producir 85% del oxígeno que respiramosxv. No es cuestión de la extinción de unas cuantas especies, es cuestión de nuestra propia supervivencia.

El planeta se ha adaptado a cambios muy drásticos en su historia, erupciones volcánicas, meteoritos y glaciaciones. Esta no es la excepción. Cuando decimos que debemos salvar al planeta estamos equivocados y siendo francamente egocéntricos. La Tierra sobrevivirá al ser humano, la vida continuará de una u otra forma, no es al planeta al que debemos salvar, es a nosotros mismos.

Con el avance tecnológico, cada día utilizaremos más electricidad, pero no necesariamente es algo malo. Aunque de nada servirá tener un automóvil eléctrico si lo vamos a conectar a la pared con energía que proviene de hidrocarburos.

La buena noticia es que no dependemos de nadie para hacer este cambio, no tenemos que esperar a que las centrales eléctricas del país se transformen. El poder está en nuestras manos. Nosotros podemos generar nuestra propia energía a través de fuentes renovables como la solar. Nuestras casas, negocios e industrias pueden funcionar utilizando el sol como fuente de energía. No es el futuro, es una realidad. No es un lujo, es una solución para detener el cambio climático y una solución económica con ahorros de hasta 98% del precio que pagamos hoy por la energía.

Tú tienes el poder. Tú decides.

HSBC
Columnista: Juan Pablo Robert Sañudo

Juan Pablo Robert Sañudo es Licenciado en Comunicación por parte de la Universidad Iberoamericana y actualmente se desempeña como Chief Marketing Officer de Enlight, empresa solar líder en México.

Acerca de Enlight

Enlight es la empresa de sistemas de paneles solares más importante de México para industrias, casas y negocios que aprovechan el sol como una fuente limpia e inagotable de energía para generar su propia electricidad e impulsar el planeta hacia la sustentabilidad. A través de una plataforma tecnológica propia, Enlight ofrece una experiencia única en la generación, control y monitoreo de energía solar para que las personas decidan y tomen el control sobre su energía.

iBP Statistical Review of Energy 2014.
ii International Renewable Energy Agency
iiiIEA PVPS, NREL, Greentech Media/Wood Mackenzie, IRENA
iv Comisión federal de Electricidad. cfe.gob.mx
v CRE. Evolución de Contratos de Pequeña y Mediana Escala / Generación Distribuida. Marzo 2019
vi Frankfurt School UNEP Centre and BNEF (2018)
vii PRODESEN 2019 – 2033 PROGRAMA DE DESARROLLO DEL SISTEMA ELÉCTRICO NACIONAL
viii Con información de CENACE sobre el consumo bruto mensual en México durante 2018, dividido por la capacidad de generación fotovoltaica en el país.
ix CRE. Evolución de Contratos de Pequeña y Mediana Escala / Generación Distribuida. Marzo 2019
xLey de Transición Energética
xiUN- Habitat (2012). Urban themes and energy. United Nations Habitat for a better urban future
xii World Bank 2015
xiiiOrganización Meteorológica Mundial. ONU
xiv Kevin Pluck
xvNational Geographic

Disclaimer

HBMX ha basado este documento en información obtenida de fuentes que considera fiables pero que no ha verificado de forma independiente. HBMX y el Grupo HSBC no ofrecen garantías, representaciones ni garantías, y no aceptan ninguna responsabilidad u obligación en cuanto a su exactitud o integridad. La información en este informe está sujeta a cambios sin previo aviso. Este documento ha sido preparado y emitido por HBMX, y se le proporciona únicamente con fines informativos. Este documento está destinado únicamente a la información de los destinatarios especificados. HBMX no ha verificado de forma independiente dicha información y no ofrece ninguna garantía, representación o garantía, y no acepta ninguna responsabilidad u obligación en cuanto a su exactitud o integridad. Las opiniones expresadas en el documento están sujetas a cambios sin previo aviso y esta información no pretende proporcionar asesoramiento profesional y no debe ser invocada al respecto.

© Copyright 2019. HSBC México, S.A., Institución de Banca Múltiple, Grupo Financiero HSBC.

Usted está abandonando el sitio web de HSBC Empresarial.

Tenga en cuenta que las políticas externas al sitio diferirán de los términos y las condiciones, y de la política de privacidad de nuestro sitio web. El sitio siguiente se abrirá en una nueva ventana o pestaña del navegador.

Usted está abandonando el sitio web de HSBC CMB.

Tenga en cuenta que las políticas externas al sitio diferirán de los términos y las condiciones, y de la política de privacidad de nuestro sitio web. El sitio siguiente se abrirá en una nueva ventana o pestaña del navegador.